¿Cuál es el origen del término vermut? Aunque se atribuye su creación a Hipócrates, el célebre médico griego de la antigüedad, podemos constatar su origen medieval en el wermut alemán (denominación de la Artemisia absinthium, ajenjo o absenta); en Italia se perfeccionó y se le dio la forma actual. En Francia se denomina vermouth y aquí, cómo no, lo adaptamos a nuestra forma de hablar: lo llamamos vermut o, más castizamente en Madrid, vermú. Es un vino blanco macerado en un principio con esta hierba, que fue evolucionando con la inclusión de más ingredientes para aromatizarlo (múltiples extractos de especias, raíces, hierbas, frutas y otros botánicos), y a lo largo del tiempo se han ido mejorando las técnicas de elaboración.

El vermut está de moda: antes de la comida o de la cena, con unas tapas para abrir el apetito, ha vuelto con fuerza. Estuvo en auge en los años 50, y aunque últimamente le está ganando terreno a las clásicas cañas y a los vinos para este tipo de ocasiones, todo el mundo sabe que “la hora del vermut” siempre ha sido nuestro equivalente a una hora concreta del día como lo es en Gran Bretaña “la hora del té”. Sin duda el vermut vive su momento de esplendor como le pasó recientemente a la ginebra o a la cerveza artesanal. Las razones: quizás un vuelta a lo retro, quizás la crisis, como apuntan otros, que nos lleva a convertir el mediodía en la nueva salida nocturna. En cualquier caso, hay una mayor cultura sobre la bebida: los vermuteros son cada vez más exigentes y la oferta es cada vez más variada.

Las tapas perfectas para el vermut: ya lo sabemos, Madrid no tiene mar de momento, y aunque no faltan los productos frescos a diario, no queremos perder la costumbre de traernos el mar encerrado en las mejores conservas. y en Gran Clavel tenemos latas de los más selectos berberechos y navajas al natural, mejillones en escabeche, boquerones en vinagre o anchoas XL del Cantábrico, entre otras; encurtidos variados como las clásicas gildas y banderillas, y tapas tan castizas como las patatas bravas, ensaladilla rusa, croquetas de jamón, calamares rebozados con alioli de lima, callos a la madrileña, embutidos y quesos variados… Y la carta sigue. Nadie pondrá en duda que cualquiera de estas tapas es el complemento perfecto para un rico vermut. Y por qué no: ¿qué tal un vermut acompañando el dulce en el postre?

gran clavel vermutería madrid

¿Rojo o blanco? ¿Dulce o seco? Ambos están hechos con vino blanco y ambos son dulces. El vermut rojo, también llamado negro, es de origen italiano, más fuerte, con un toque amargo al final, ya que lleva más cantidad de ajenjo. El característtico color rojo lo aporta sobre todo el caramelo. El vermut blanco es de origen francés y tiene un toque cítrico y mayor graduación, siendo menos dulce, teniendo una variedad dry o seco, más amargo, muy utilizado en combinados.

¿En vaso o en copa? Pues de cualquiera de las maneras, con hielo o solo y muy frío. También se les puede añadir una rodaja de limón, o de naranja, o la clásica aceituna… Rojo y blanco lo aceptan de buen gusto.

¿En grifo o embotellado? Pues igual da, porque están ricos los dos. Tradicionalmente se asocia el embotellado a variedades más sofisticadas de vermut y a reservas (seis meses de maceración) y el de grifo a los vermuts más sencillos de cada marca (tres meses).

El vermut en España: los primeros vermuts tal y como los conocemos hoy se empezaron a hacer en Italia  finales del siglo XVIII, en Francia a principios del XIX y será en el último cuarto del siglo XIX cuando entre en España por Reus, que a día de hoy sigue siendo el referente en producción. Un detalle: en España tenemos predilección por la variedad roja del vermut.

La Vermutería Gran Clavel hará las delicias de los más vermuteros: contamos con una amplia carta de marcas y variedades, y por supuesto, una gran variedad de tapas y aperitivos con los que acompañar esta bebida tan en boga en Madrid. Ya se sabe: las ocasiones de maridaje del vermut son incontables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *