Todos los años, como acto previo al comienzo de las tres fiestas más castizas de la Villa y Corte, San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma, se celebra la elección de los personajes de la zarzuela La Verbena de La Paloma, libreto de Ricardo de la Vega y música del maestro Tomás Bretón. Todo el mundo puede participar, sin condición.

Se trata de elegir a las cinco personas que harán el papel de los entrañables personajes La Casta, La Susana, don Hilarión, El Julián y La señá Rita. Los ganadores representarán estos caracteres de sainete durante las tres fiestas veraniegas por excelencia de la capital, San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma. Porque las tres acaban siendo prácticamente una sola, que se extiende del 1 al 15 de agosto. La recompensa es de tipo sentimental, pues los 300 euros del importe del premio apenas darán para la caracterización… No importa, como siempre habrá un gran número de candidatos, pues a los madrileños nos hace mucha ilusión representar a cualquiera de estos personajes. Por supuesto, los elegidos no tienen por qué saber cantar.

La Verbena de la Paloma, sainete lírico subtitulado El boticario y la chulapa y celos mal reprimidos, se estrenó en 1894, y desde entonces forma ya parte de la historia sentimental de los madrileños.

¿El argumento de este sainete? Muy sencillo: trata del amor y los celos de una pareja muy chulapa, Julián y Susana, hijos del pueblo de Madrid. Todo transcurre una noche de verano, 14 de agosto, la víspera de la fiesta de La Paloma. Julián, cajista de imprenta, anda mohíno porque a Susana y su hermana Casta les tira los tejos el viejo adinerado don Hilarión. La señá Rita, mujer del tabernero, aconseja maternalmente a Julián para que no cometa una locura, y aunque Susana parece ignorarle:

-¿Dónde vas con mantón de Manila? ¿Dónde vas con vestido chiné?

-A lucirme y a ver la verbena y a meterme en la cama después.

-¿Y si a mí no me diera la gana de que fueras del brazo con él?

-Pues me iría con él de verbena y a los toros de Carabanchel.

Pero Casta y Susana, una morena y otra rubia, hijas del pueblo de Madrid, sólo juegan con el viejo para divertirse. Se armará una gran trifulca, don Hilarión saldrá burlado de las hermanas y triunfará finalmente el amor entre Susana y Julián.

Todo en un ambiente madrileño a más no poder, con multitud de personajes chipén de la época, como el tabernero, el sereno, los guardias, las manolas, el boticario, la cantaora… Pero no sólo los personajes son los protagonistas: la propia ciudad, sus calles, sus casas de vecinos, los bailes de la verbena, el habla tan castiza… Unas veces los diálogos y monólogos serán de forma cantada y otras de forma parlante (esto es, los actores hablan con un fondo musical).

El jurado estará integrado por representantes tanto de las comisiones de las tres fiestas, los distintos grupos políticos y del ayuntamiento. Los elegidos estarán obligados a participar en cuantos actos se considere oportunos (misas, procesiones, ofrenda floral, entrega de premios…). Las inscripciones se realizan hasta el miércoles 1 de agosto en la Junta Municipal del Distrito de Centro, calle Mayor, 72. Los aspirantes deberán presentarse, yendo caracterizados acorde al personaje, el día 2 de agosto a las 20:30 horas en la Plaza de Cascorro. Lo mejor, visitar la web del ayuntamiento para conocer con mayor detalle las bases.

Pues sólo queda caracterizarnos del personaje, apuntarnos y esperar a que la suerte decida si somos los ganadores. Y a disfrutar, seamos elegidos o no, porque en ambos casos seremos los protagonistas de las fiestas por excelencia del verano de Madrid.

Fuente fotos: Norma Ruiz (normaruiz.com), madridiario, jptivico, enciclopedia del cine español.

Comparte este artículo

1 comentario en “ELECCIÓN DE LA CASTA Y LA SUSANA”

Deja un comentario