Más de un cliente de Gran Clavel se habrá fijado en ese símbolo con un pescadito azul y blanco presente en nuestras cartas y menús, ese logotipo en el que se puede leer «Pesca sostenible certificada». Es un sello que se concede únicamente a pescados o mariscos procedentes de capturas salvajes a cargo de pesquerías que acreditan estándares de sostenibilidad en sus prácticas.

Y es que todos alguna vez hemos oído hablar de productos marinos procedentes de la pesca ilegal o abusiva. Antes de nada, hemos de saber que cuando hablamos de pesca salvaje no estamos refiriendo a aquella que no es de acuicultura, sino la procedente de los mares y océanos, esenciales para la vida en la Tierra. Son el 70% de la superficie del planeta y el sustento de buena parte de la población mundial. Pues bien, entre 1970 y 2012 el tamaño de las poblaciones de organismos marinos se ha reducido casi en un 50%. Pesca ilegal y sobrepesca son los principales culpables. Hemos de ser conscientes de que el pescado y marisco son la fuente de alimento auténticamente salvaje que nos queda.

Carta de pescado sostenible certificado

¿Y qué puedo hacer para contribuir?, se preguntará más de un madrileño o visitante de nuestra ciudad. Pues muy fácil, se puede conseguir con una acción muy simple: exigir la etiqueta azul. Ya sea en la cesta de la compra o en los restaurantes, con este simple gesto estamos rompiendo inercias y creando una nueva forma de abastecer los mercados de pueblos y ciudades del mundo. Al adquirir (y exigir) pescado y marisco procedente de pesquerías sostenibles se incentiva a los comercios minoristas, a sus proveedores y a las pesquerías para que adopten todas aquellas prácticas orientadas a la supervivencia y sostenibilidad de las especies marinas y, por lo tanto, de nuestro planeta. Porque procesadores, distribuidores y restaurantes somos parte fundamental de esta cadena. Certificamos que estos productos marinos no se mezclen con aquellos que no han sido certificados, asegurando el correcto etiquetado.

Pesca sostenible certificada en Gran Clavel

Todas estas nuevas medidas que han llegado a nuestras vidas para quedarse están creadas para asegurar la trazabilidad en el pescado, pues a partir de ahora, los pescados y mariscos que llevan este sello pueden ser rastreados desde el océano hasta el plato del restaurante donde lo comemos. Además, nos asegura que lo que consumimos es exactamente lo mismo que se ofrece en la carta del restaurante o en la pescadería. Confianza, seguridad, credibilidad, y en definitiva, sostenibilidad en nuestro plato.

¿Quiénes están involucrados en este proyecto? Pues como hemos visto, todos, desde el consumidor final hasta el pescador del mar más lejano. La organización internacional MSC(Marine Stewardship Council) se encarga de ser el guardián de los océanos, cumpliendo con todos los requisitos y estándares que exige la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación), además de pertenecer a esa alianza llamada ISEAL , una asociación por la sostenibilidad mundial. ¿Y quiénes otorgan y certifican que una pesquería es sostenible? Los mejores científicos y expertos marinos en múltiples disciplinas son los encargados de evaluar a las pesquerías. Ya no hay vuelta atrás, las pesquerías que no cumplan con los requisitos tendrán que reciclarse.

Gran Clavel contribuye a la pesca sostenible

Los españoles, por nuestro privilegiado enclave en el planeta (rodeados de mar en buena parte del país) y por nuestra cultura gastronómica ancestral, consumimos mayoritariamente pescado de forma regular. Año tras año ocupamos los primeros puestos en consumo por cabeza y tenemos el deber de dar este salto en la manera de consumir. Y los madrileños, en particular, aún estamos más obligados a cambiar nuestro consumo, ya que tanto nos vanagloriamos de ser el mejor puerto de España

Esta ecoetiqueta es la garantía de que en todos los procesos que rodean al mundo de la pesca, desde las capturas hasta la venta en pescaderías o en restaurantes, esté presente la sostenibilidad. Respetar los paros biológicos, métodos de pesca respetuosos y concienciar a las nuevas generaciones están a nuestro alcance. Porque la pesca sostenible es la única manera de poder continuar consumiendo productos de los océanos. El pescado sostenible es el futuro del planeta.

Gran Clavel, con el pescado sostenible

Fotos: Eroski, Gran Clavel, MSC.

Comparte este artículo

Deja un comentario