HISTORIA DEL CABALLERO DE GRACIA

La madrileña calle de Caballero de Gracia, donde se encuentra la entrada a la Casa de Comidas de Gran Clavel, se llama así en recuerdo del italiano Jacobo de Grattis. Natural de Módena (1517), pasará a la historia de la capital como un casanova finalmente redimido, a raíz de un misterioso suceso.

De Grattis llega a Madrid como secretario de la Nunciatura, en pleno reinado de Felipe II, y en su delegación le acompañan, ni más ni menos, que los futuros papas Gregorio III, Sixto V y Urbano VII. Jacobo de Grattis se relaciona a los más altos niveles con la nobleza española y serán famosas las fiestas que ofrece en su casa. Su fama donjuanesca comenzará a crecer por los mentideros de Madrid.

Aquí entrará en escena Leonor Garcés, nacida en Teruel, casada con un infanzón (así se llamaba a uno de los muchos tipos de hijosdalgo sin título que había por la época). El matrimonio vive en la calle que posteriormente se llamará Caballero de Gracia. Pues bien, Jacobo de Grattis se prenda de la bella Leonor, pero en su intento por seducirla fracasará repetidamente. Éste pasa a un vil plan alternativo: comprará a una doncella de Leonor para que, en ausencia del marido, la drogue y él pueda subir a su alcoba a poseerla. A la hora convenida, subiendo hacia los aposentos (otros dicen que fue ya en el lecho), De Grattis sufre una parálisis que le durará varios minutos, y escucha una voz interior que le hace arrepentirse de tan reprobable acto. Al recobrar la normalidad huye despavorido del lugar.

Aquí comienza la redención del libertino Jacobo de Grattis: tras unos días de reflexión, cede su casa (aquella donde celebraba tan fastuosas fiestas) para el establecimiento de un convento. Crea la Congregación del Santísimo Sacramento, y es ordenado sacerdote. La congregación es lo que conocemos actualmente como el Oratorio de Caballero de Gracia, en la calle del mismo nombre, pero al que se puede acceder también por la Gran Vía. También crea la Casa de Nuestra Señora de Loreto, para niños huérfanos y abandonados. A su muerte (1619) comenzará un proceso de beatificación que inicia Simón de Rojas en 1623, pero la documentación se pierde. Por cierto: en 2018, el Vaticano, a petición del Arzobispado de Madrid, ha dado el nihil obstat para comenzar el proceso.

Su cuerpo se venera en el oratorio, y diariamente muchos fieles rezan ante él. El edificio actual es del gran Juan de Villanueva (creador del edificio del Museo del Prado, entre muchos otros en Madrid). Una biografía de Campmany y Montpalau (1863), una obra dramática de Luis Mariano de Larra (el hijo del famoso Larra) en 1871, la zarzuela de Federico Chueca La Gran Vía (1886), y muchas otras obras cuentan, con más o menos número de invenciones, la vida del Caballero de Gracia.

En 2017 se cumplieron los 500 años de la creación del Oratorio de Gracia, creándose una comisión para a los diversos actos de conmemoración, presididos por los actuales Reyes de España.

La mítica calle Caballero de Gracia es donde vivió Leonor Garcés, y donde ocurrió todo. El intento de violación, la parálisis, el envenenamiento… y donde está ubicada la Casa de Comidas de Gran Clavel, calle de  Caballero de Gracia, 11.

 

Fuentes de las imágenes: i-arquitectura.es, caballerodegracia.org, libertaddigital.com

Comparte este artículo

Deja un comentario