TRES COSAS QUE HACER EN EL VERANO DE MADRID

Dicen que fue Francisco Silvela, político y académico de la segunda mitad del XIX, el que acuñó el adagio de «Madrid en agosto, con dinero y sin familia, Baden-Baden», haciendo referencia al balneario alemán que puso de moda Eugenia de Montijo. La razón era la huida para veranear de gran parte de los madrileños, las temperaturas de agosto (bastante más amables) y la atractiva oferta de ocio. A día de hoy poco cambia la cosa salvo que no hay que renunciar a la familia y que se pueden hacer muchas cosas con poco dinero. A continuación proponemos tres cosas muy divertidas que hacer (en un mismo día también es posible) para disfrutar sin cuento del dulce verano de Madrid, tanto para forasteros como para los más foreros:


– Puestas de Sol: Madrid cuenta con innumerables sitios donde ver una puesta de sol de película. Si estamos en la zona oeste de la ciudad son increíbles las vistas desde la zona de Las Vistillas y alrededores del puente de Segovia, como las del Palacio Real (muy recomendado sentarse en el terraplén de hierba enfrente de éste y la catedral de la Almudena o frente a los jardines de Sabatini), las mágicas panorámicas desde el templo egipcio de Debod, o desde innumerables puntos del Parque del Oeste. Cualquier zona de los 10 km de paseo para elegir en el Madrid Río también es una buena opción. Ya desde otras zonas más céntricas de la capital recomendamos el lago grande del Parque del Retiro (increíbles los cambios de luz entre los árboles y el reflejo en el agua), o la puerta de Alcalá. Al otro lado de la ciudad, en el este, hay un sitio que gana cada día más adeptos: el cerro del Tío Pío, en Vallecas, montaña artificial con hierba donde los madrileños se sientan a ver la caída del sol con unas vistas de la ciudad que muchos gatos no sabían ni que existían. Otra opción son las azoteas de edificios emblemáticos, como la del Ayuntamiento en Cibeles o las del cercano Círculo de Bellas Artes, donde ver la puesta del astro rey con una bebida refrescante en la mano.

– Festivales de verano: Madrid es definitivamente mejor que Baden-Baden. Innumerables festivales y conciertos llenan las noches de la ciudad. La oferta comienza con festivales como Río Babel en Ifema, sigue con Las Noches del Botánico en el jardín botánico de la Complutense, con figuras de primer nivel como Norah Jones, Jeff Beck o Pat Metheny entre otros. Continúa la oferta con el Universal Music Festival del Teatro Real con artistas de categoría (eso sí, ajenos a lo lírico) como Gregory Porter, Pablo Alborán o Niña Pastori. Otra apuesta es el enorme Mad Cool Festival (7 escenarios, 7), que traerá este año a infinidad de artistas y grupos como Pearl Jam, Massive Attack, Artic Monkeys, Dua Lipa o Depeche Mode. Otra oferta de relumbrón es el festival Dcode, ya en septiembre, con las actuaciones de Imagine Dragons, IZAL, The Vaccines, Kakkmaddafakka, Triángulo de Amor Bizarro o Sidonie, entre muchos otros. O el festival GetMad (14 y 15 de septiembre). Y no olvidemos el programa de los Veranos de la Villa del Ayuntamiento de la capital: todos los estilos musicales en mil puntos de la ciudad. Bien, estos son sólo festivales: innumerables conciertos en salas o al aire libre completan una programación imposible de seguir incluso por los más hiperactivos melómanos con tiempo libre.

Fiestas de los barrios de agosto: Las fiestas de los barrios de Madrid en verano tienen un plus de atractivo que no tienen en otras épocas. Tres barrios vecinos celebran sus fiestas consecutivamente en el mes de agosto: primero las de San Cayetano (del 2 al 8, zona del Rastro y Embajadores), después las de San Lorenzo (del 9 al 11, barrio de Lavapiés), y acaban con la más famosa, las fiestas de la Paloma (del 12 al 15, desde la plaza de la Paja a la de las Vistillas). Son las fiestas del Madrid más castizo, más de barrio, más auténtico; el Madrid más sociable y divertido. Aconsejamos sumergirse en la alegría general de cualquiera de las verbenas que se organizan en estas largas noches de calor y vacaciones: obligado para todos los madrileños como para cualquier visitante ocasional.

Comparte este artículo

Deja un comentario